Aprobada la modificación del PGOU que pretende poner en valor el conjunto arquitectónico de la Plaza Vieja apostando por cambiar su imagen

La modificación  de un artículo del Plan General de Ordenación Urbana sobre las normas urbanísticas y la ficha del Catálogo de Edificios y Espacios Protegidos de la Plaza de la Constitución, más conocida como Plaza Vieja,  concerniente a la consideración del arbolado para futuras intervenciones urbanas ha sido aprobada en el Pleno extraordinario, con los votos favorables del Grupo Municipal Popular y de Vox, y el voto en contra del PSOE, Ciudadanos y Podemos.
La concejala de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martínez Labella, ha defendido esta modificación justificando la misma como una “reformulación” de la modificación del PGOU, aprobada hace más de un año y con informe favorable de la Delegación de Cultura, resolviendo las “contradicciones” que pudieran entenderse y dando un nuevo enfoque a la modificación de la Ficha del Catálogo respecto de las condiciones particulares de ordenación. 
“Esta modificación permitirá, de acuerdo con la Ficha del Catálogo, potenciar el recinto y conjunto arquitectónico, poniendo en valor elementos fundamentales de la Plaza como la silueta del BIC del Convento de Las Claras, la galería porticada entre edificaciones y las propias edificaciones del entorno que gozan de algún tipo de protección”, ha insistido Martínez Labella, posibilitando además el traslado del anillo interno del arbolado por entorpecer la visión general de dicho conjunto a un espacio público más adecuado a las características de esta especie arbórea (ficus), así como poder plantar nuevas especies y elementos que, por sus características y ubicación mejoren la puesta en valor de este espacio urbano protegido.
“La redacción es clara y la postura defendida lo es aún más”, sostenía la edil popular en su intervención, recalcando que “se dice sí a las palmeras; se dice sí a los árboles, pero sobre todo se dice sí a nuestro Patrimonio, ese que ustedes parecen olvidar”, ha reprochado Martínez Labella en contestación a las críticas recibidas desde la oposición por esta modificación.
Así, ha defendido que, frente al número actual de árboles que presenta la plaza, 21 ficus y 5 palmeras, el proyecto aprobado en su día para la urbanización de la Plaza contempla la dotación de “25 nuevos árboles de sombra, 15 conjuntos arbustivos y las 5 palmeras hoy existentes, que se mantendrían, ofreciendo una fisonomía diferente y más moderna de nuestra plaza y poniendo al servicio de los intereses generales el verdadero valor del conjunto de la plaza”.
“Tenemos una plaza verdaderamente hermosa por el valor patrimonial que sus edificios encierra, quitémosle la gorra y las gafas que ahora no dejan verla en su esplendor, y que ocultan su rostro”, ha ensalzado la edil popular en su intervención, subrayando que “habrá zonas de sombra, habrá zonas de estancia, habrá bancos, habrá árboles, tantos como los que hay ahora y más, pero hagámoslo de manera compatible con lo que nos debe unir a todos: la defensa y la puesta en valor del patrimonio, el poco que los años del desarrollismo incontrolado dejó intacto”, ha expresado.
Frente a las críticas de parte de la oposición, desde el Equipo de Gobierno se ha defendido una Plaza Vieja “recuperada como centro neurálgico de la actividad de la ciudad. Durante demasiados años hemos tenido la Plaza Vieja sin obras, pero hoy son una realidad y pretendemos que tengan continuidad. Durante demasiados años en los que no ha acogido pregón de Feria, hubo que llevárselo, no ha habido recepción a los Reyes Magos, no ha ondeado el Pendón desde el balcón principal del Ayuntamiento, no ha habido recepciones en el salón noble. No ha habido tantas cosas”, ha manifestado.
Finalmente, ha insistido en que la simple reurbanización pretendida con el desarrollo del proyecto de la Plaza Vieja no es suficiente “para atraer a la gente. Lo queremos hacer con un conjunto de actuaciones diseñadas para reactivar todo el entorno, abriendo la calle Pósito, urbanizando el entorno de San Cristóbal, mejorando los accesos a la Alcazaba, construyendo el nuevo Parque de la Hoya, ampliando los horarios del Centro de Interpretación Patrimonial, generando mayor número de visitas guiadas, proponiendo actividades culturales, regresando la Alcaldía a su lugar, y con ella todas las actividades institucionales que ello conlleva, y por qué no, con la hostelería que ustedes denostan y que me parece una profesión muy noble, que genera riqueza y juega un papel importante en la recuperación de nuestro casco histórico, ese que pretendemos mostrar en todo su esplendor a cuantos nos visitan”.