Sabado, 16 Diciembre 2017

Cabecera Deportes

La X San Silvestre Ciudad de Almería trasladará a los participantes hasta los años 80 el próximo 30 de diciembre

La Navidad es una época para estar con la familia, reír, disfrutar y despedir el año de forma positiva. Si, además, todo eso se puede llevar a cabo al mismo tiempo que se hace deporte, la fiesta es redonda. Es lo que pretende la San Silvestre Ciudad de Almería, que este próximo 30 de diciembre, a las 19 horas, cumplirá una década de vida haciendo que los almerienses den colorido a la ciudad en los días más especiales y entrañables del año. Como es habitual, la prueba, organizada por el CD Aqueatacamos en colaboración con el Patronato Municipal de Deportes (PMD), contará con una temática para que sus participantes se disfracen, que será los años 80.
Se espera que más de 2.000 personas se lancen a formar parte de la carrera más especial del calendario deportivo almeriense, un día de celebración en el que las vestimentas de los corredores formarán un mosaico inigualable a lo largo de todo el recorrido. La X San Silvestre Ciudad de Almería ha sido presentada por el concejal de Deportes, Juanjo Segura, que ha destacado que “para este décimo aniversario hemos querido volver atrás en el tiempo, y la temática para los disfraces estará dedicada a los años 80. Estamos seguros de que los almerienses volverán a demostrar su originalidad y su entrega en una prueba que sigue creciendo”.
Además, Juanjo Segura ha añadido que “desde el PMD queremos dar la enhorabuena al CD Aqueatacamos por haber hecho posible, un año más, una carrera que une a familias enteras corriendo por algunas de las calles más representativas de nuestra ciudad. Se trata de un auténtico espectáculo que merece la pena ver, por lo que recomendamos a aquellos que no vayan a correr que se acerquen al recorrido para animar a los participantes y disfrutar con una prueba única en nuestro calendario”.
La X San Silvestre Ciudad de Almería arrancará, como ya es habitual, en el Paseo de Almería, a la altura del Teatro Cervantes. Desde ahí los corredores bajarán hasta la Plaza de las Velas, ascendiendo por la Rambla Federico García Lorca. El último tramo del recorrido será la Rambla Obispo Orberá, que llevará a los participantes a volver al punto de partida. Se darán dos vueltas para completar una distancia de seis kilómetros. Es una carrera hecha para todos los públicos, habiendo plaza para categorías que irán desde niños hasta veteranos.
 

Suscribirse

Traductor