Viernes, 12 Agosto 2022

 


castillo1 cajamar positivo camara1 Costa de Almeria PPandalucia   
 ayto almeria aytoroquetas2.jpg logo cosentino diputacion eleccionesa2022  

Cabecera Economia

La Junta pone freno a las gasolineras “fantasmas”

Las denominadas  gasolineras “fantasmas” se han puesto de moda. Son llamadas así por que nadie atiende a los usuarios.
 
Estaciones que también son conocidas como “de bajo coste” debido a que el combustible que en ellas se vende es de 4 a 10 céntimos más barato, al ahorrarse la estación de servicio  la mano de obra de los que tendrían que atenderla.
 
En ellas es el conductor el que llena el depósito, abona el importe con su tarjeta de crédito y prosigue su camino, pudiendo ser este proceso mucho más rápido dependiendo de la pericia del cliente o del buen funcionamiento del surtidor.
 
Si en el proceso algo sale mal no habrá ninguna persona que nos pueda atender, por lo que las reclamaciones deberán hacerse por teléfono o a través de internet. También hay que sumarle que estas estaciones de servicio carecen de  tienda, lavabos o una hoja de reclamaciones a disposición del surtidor.
Sin olvidar que, deja en vilo aspectos de seguridad importantes que solo dependen de uno mismo. Quien quiera puede permanecer en este tipo de instalaciones fumando, con las luces del coche encendidas o hablando por teléfono, nadie se lo puede prohibir.
 
La proliferación de este tipo de gasolineras en centros comerciales o polígonos industriales nace bajo el auspicio de la Ley 11/2013 de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo. Aunque esta ley es válida en todo el territorio nacional, la Junta de Andalucía ha frenado en parte su aplicación. La administración ha sacado a relucir otra ley, está autonómica, el Decreto 537/2004 que establece las obligaciones que se han de cumplir para las instalaciones de suministro de hidrocarburos. Según la ley, en las estaciones de servicio de Andalucía "deberá haber, al menos, una persona para atender la solicitud de suministro de combustible que pudiera hacer algún cliente cuyas circunstancias personales le impidan o dificulten su realización”.
 
La vigencia de la legislación autonómica ha sido bien recibida por algunas instituciones como la Asociación Andaluza de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles, que veían como parte del puesto de trabajo de los empleados del sector peligraban por la irrupción de las gasolineras automáticas.
 

Suscribirse

Sin imágenes

Traductor