Jueves, 22 Octubre 2020

 


ayto almeria cajamar positivo camara1 Costa de Almeria  logoAlmeria2019CapitalGastronomica  
aytoroquetas1 castillo1 logo cosentino casi1 diputacion  

Cabecera Sociedad

Más de 3500 estudiantes almerienses se enfrentan mañana a la selectividad marcada por el coronavirus

Ya está todo preparado para que a partir de mañana 3.509 estudiantes almerienses se enfrenten a la Prueba de Acceso a la Universidad con todas las medidas de seguridad frente al coronavirus en los Aularios 1 y 2 y la Biblioteca del campus de la UAL y los IES Aguadulce, Sabinar, Santo Domingo, Fuentenueva, Abdera, Gaviota, Albujaira, Cura Valera, José Marín y Cardenal Cisneros. Para ello se  ha seguido el ‘Plan de Recomendaciones de Prevención e Higiénico Sanitarias para la Realización de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad 2020 en Andalucía’ de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, y las medidas del Ministerio de Sanidad, así como el ‘Plan de Reincorporación Gradual’ de la Universidad de Almería.
Destacar que, se ha establecido un plan de actuación específico por sede, en función de grupos, aspirantes, aulas, entradas, aseos… previniendo la disponibilidad de los recursos humanos y materiales necesarios para la realización de la PEvAU, lo que supervisará para su correcta ejecución.
Así la Universidad de Almería ha querido lanzar el siguiente mensaje: “Tranquilidad, estamos poniendo todos los medios para evitar cualquier problema de cualquier tipo, más allá de la COVID-19, e incluso se tiene previsto que alguien pueda tener algún síntoma de contagio, estableciéndose un protocolo para ello, porque el fondo de la cuestión es que con tantas personas la probabilidad de que alguien venga con contagio, existe, y lo que hay que evitar es que llegue a más, vamos, que a pesar de que alguien viniera con algún problema, creemos que las medidas que hemos dispuesto permiten tener confianza en que no va a pasar de ahí”. Claro está, lo que se pide es sentido común y responsabilidad individual, porque “siempre hay alguien que olvida que seguimos en riesgo”.
Recordar que los estudiantes deberán aplicar las medidas de prevención generales, como la higiene frecuente de manos, cubrirse nariz y boca al toser y al estornudar, evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos y mantener el distanciamiento social de dos metros son básicas, así como la prohibición de acceso a quien esté en aislamiento domiciliario por tener diagnóstico o síntomas de COVID-19, y a los que se encuentren en período de cuarentena por contacto con alguna persona sintomáticas o diagnosticadas.
La organización de las pruebas se encargará de la dotación de agua, jabón y gel hidroalcohólico, el uso de mascarillas higiénicas en el interior de las sedes es obligatorio, así como el uso de guantes para el personal que manipule objetos tocados por otros.
Señalar que, se reducirá al máximo el uso de elementos comunes, como bolígrafos, libretas, teclados o teléfonos. Se hará un especial hincapié en limpieza y desinfección, siguiéndose las recomendaciones del procedimiento establecido por la Comunidad Autónoma de Andalucía y considerando la nota informativa sobre desinfecciones y desinfectantes autorizados frente a la COVID-19. 
En cuanto a la ventilación, se aumentará su frecuencia, evitando corrientes fuertes y directas. Se establecerán medidas concretas en los aseos, limitación de aforo de los mismos y extrema limpieza, y en las zonas de descanso: se habilitarán espacios abiertos del exterior que permitan el distanciamiento personal y que dispongan de sombra. Habrá flujos de salida y entrada a los centros, y respecto al acceso es importante subrayar que el alumnado con condiciones de salud que le hacen vulnerable ante la COVID-19 podrá acudir a la sede siempre y cuando su situación clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo medidas de protección de forma rigurosa.
La distancia personal de seguridad implica disminución del número de estudiantes por sede, así que se procurará tener no más de 250 en cada una. A su vez, conlleva el uso de las aulas a un tercio de su capacidad, lo que aumenta el número de las mismas en funcionamiento y correlativamente también el número de sedes.
Otras medidas son un llamamiento a las empresas de transporte público para reforzar los servicios y evitar aglomeraciones previas o, si es necesario, petición de ayuda a Protección Civil y/o Policía Local para la gestión y control de grupos en los exteriores de las sedes.
Otra cosa a tener en cuenta por parte de los candidatos es que habrá un adelantamiento del horario de llamamiento, estableciendo turnos de acceso a los centros por orden alfabético, aula o materia. Se hará en el exterior, por intervalos, y se le comprobará el DNI o pasaporte, requiriendo al estudiante que lo muestre. La salida de las aulas se realizará libremente, siempre y cuando no moleste a otro estudiante, y finalizado el tiempo de la prueba se hará ordenadamente. El estudiante mostrará el examen al miembro del tribunal para que haga las comprobaciones necesarias, sin necesidad de manipularlo, y se le pedirá que se siente en el mismo lugar en la prueba siguiente. Al evitarse la apertura de cafeterías y fuentes, se le sugiere a los alumnos que lleven agua y comida consigo.
 

Suscribirse

Traductor