Martes, 4 Agosto 2020

 


ayto almeria cajamar positivo camara1 Costa de Almeria  logoAlmeria2019CapitalGastronomica  
aytoroquetas1 castillo1 logo cosentino casi1 diputacion  

Cabecera Sociedad

La Junta estudia crear dos centros de cuarentena para los inmigrantes llegados a la costa en patera

El pasado fin de semana Almería sufrió la llegada de una avalancha de pateras, a cuyos ocupantes la Junta de Andalucía debe realizar las pruebas de coronavirus y buscar un lugar acondicionado para que pasen la pertinente cuarentena, según establece el protocolo de la Secretaría de Estado de Migraciones. Así, se vuelve obligatorio el confinamiento si existe un positivo, a la vez que se recomienda que todas las personas que lleguen a España por vía irregular, deberán pasar aislados, al menos, nueve días, pese a que los test den negativo o no muestren síntomas.
Una medida para la que la administración andaluza no dispone de instalaciones habilitadas para ello, siendo el único centro autonómico habitable en Almería, el albergue juvenil de Inturjoven.
Así ante la falta de infraestructuras la Junta ha decidido que siete argelinos que habían llegado a Almería fueran trasladados hasta Granada, al albergue de Viznar, para pasar allí la cuarentena, siendo sabedores de que una de estas personas estaba contagiada de coronavirus.
Fueron trasladados en ambulancias, custodiados por miembros de la Policía Adscrita a la Junta, que pidió la colaboración de una unidad en Granada para que le diese el relevo. Cuando llegó la patrulla de Granada uno de los siete inmigrantes se había fugado y el albergue  se encontraba cerrado a cal y canto.
La Junta buscó entonces la colaboración del Ayuntamiento de Granada y el alcalde, Luis Salvador, puso a disposición un pabellón. Se logró abrir las instalaciones deportivas, que también estaban cerradas, pasada la medianoche, se emplearon colchonetas que había dentro y una unidad de la Policía Autonómica custodió a los inmigrantes durante toda la noche, hasta el relevo al amanecer.
Pasadas las nueve de la mañana, dos funcionarios municipales llevaron alimento para el desayuno. Y cuando los agentes accedieron al recinto, los seis inmigrantes se fugaron por una de las puertas de emergencia, que no estaba cerrada. Entre ellos, un positivo y cinco que estaban a expensas del resultado de los PCR. Al final del día trascendió que era negativo. No obstante, deben guardar cuarentena.
El Gobierno establece que las autoridades sanitarias -en este caso, la comunidad- tiene que contar con «planes de contingencia» para gestionar estas situaciones de emergencia y que es su responsabilidad hacerse cargo de todos los casos positivos, asintomáticos y sus «contactos estrechos». Se fija que en las bases de ayuda humanitaria con las que cuenta Cruz Roja en los puertos, entre ellos el de Motril, se deben realizar las pruebas PCR a la llegada. Y que los casos confirmados o asintomáticos deben tener una «solución habitacional» por parte de la Junta antes de ingresar en el sistema de «acogida humanitaria».
Así, la administración andaluza  quiere que el Gobierno Central  se implique en la gestión esta problemática ya que es quien tiene las competencias en materia migratoria. Además, se niega a repetir como alternativa el ingreso hospitalario ya que pueden tener contacto con otros pacientes y sería un «riesgo considerable e innecesario» para el resto de la población, trasladaban ayer fuentes de la Consejería de Salud. El Gobierno andaluz y la Delegación del Gobierno central en Andalucía buscan soluciones de consenso, que podrían pasar por la ubicación de dos espacios públicos (uno en la zona oriental y otro en la occidental) para garantizar las cuarentenas de los recién llegados en patera.
 

Suscribirse

Traductor