Sabado, 22 Julio 2017

Cabecera Sucesos

La Guardia Civil detiene al autor de un delito de abusos sexuales y corrupción de menores

A raíz de la denuncia presentada por el padre de un menor de edad en dependencias de la Guardia Civil de El Ejido (Almería), en la que ponía en conocimiento de los agentes las conversaciones, de claro contenido sexual, mantenidas por su hijo y una persona mayor de edad. La Guardia Civil ha detenido a un joven de 26 años de San Fernando ( Cádiz) acusado de abusos a menores a los que conocía trabajando de monitor en campamentos. La detención se enmarca en la operación Summer Camp, que ha desvelado la existencia de, al menos, 13 víctimas.
El detenido había desempeñado funciones de monitor y auxiliar de enfermería en diversos campamentos juveniles desde 2013 y para evitar ser descubierto pedía a los menores que no comentaran con nadie lo que entre ellos hablaban a través de mensajería instantánea y que una vez que terminasen de hablar borraran el chat. 
Se le han intervenido tres ordenadores y un disco duro portátil que almacenaban en su interior 5.000 archivos digitales de contenido sexual, entre imágenes y videos, siendo unos 1.000 de contenido pornográfico realizado con menores . La Guardia Civil continúa con las averiguaciones para esclarecer la totalidad de los hechos investigados, entrevistándose con los 100 menores que residían en diferentes puntos de la geografía nacional. Una vez analizada toda la información obtenida, los agentes confirmaron que el detenido había mantenido conversaciones a través de una aplicación de mensajería instantánea con un total de 16 menores de edad, obteniendo imágenes de 13 de estos menores.
El ahora detenido trabajó desde 2013 a 2015 como auxiliar de enfermería en campamentos de verano y en 2016 de responsable de dormitorio,  , el detenido solicitaba a los menores los números de teléfonos o cuentas en redes sociales, con el fin de mantener el contacto tras la finalización del campamento. En un principio mantenía conversaciones con los menores aparentemente normales y poco a poco las encaminaba al ámbito sexual. 
Posteriormente, y para evitar ser descubierto, pedía a los menores que no comentaran con nadie lo que entre ellos hablaban, así como que una vez que terminasen de hablar borraran el chat. 
Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los resultados obtenidos, han sido remitidas a los Juzgados de Instrucción en funciones de Guardia correspondientes de las localidades de El Ejido (Almería) y de San Fernando (Cádiz).
 

Suscribirse

Traductor