Sabado, 20 Octubre 2018

Cabecera Sucesos

La Policía Nacional desmantela una red de tráfico de personas que introducía migrantes en patera por Almería y Motril

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización delictiva dedicada al tráfico de migrantes y han detenido a tres de sus integrantes en Motril, entre ellos el principal investigado de la trama. La organización delictiva contaba con una fuerte infraestructura en Marruecos y España, donde cada miembro desempeñaba funciones específicas, y estarían implicados en el trafico de más de 70 personas que habrían llegado a las costas españolas en patera para su traslado final.
Unos 15 de los migrantes estuvieron retenidos en contra de su voluntad en dos pisos de la localidad granadina de Motril por espacio de dos meses a la espera de que sus familiares respectivos pagaran unos 50.000 dírhams.
Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de enero, cuando agentes de la UCRIF de la Comisaría Provincial de Almería, tuvieron conocimiento  que un ciudadano magrebí había sido captado por un grupo de personas en su país natal, Marruecos, los cuales le habían ofrecido la posibilidad de venir a España en patera y que una vez que estuviera en España, le darían trabajo y alojamiento. Una vez reclutados los migrantes, y tras el correspondiente pago a la organización, la red en España se encargaba de su traslado hasta un lugar seguro.
Tras numerosas y arduas gestiones, los investigadores confirmaron la existencia de una organización delictiva de origen magrebí que, principalmente en la ciudad de Granada, aunque con ramificaciones en Almería, se dedicaba al tráfico de migrantes en pateras hasta el sur de España.
Los extranjeros llegaban a España en patera, y tras ser acogidos en centros asistenciales de Almería y Motril eran contactados por miembros de la organización, concretamente, por el máximo responsable de la red en España con la ayuda de un hermano suyo y otro compatriota, quienes les facilitaban el traslado desde los lugares donde se encontraban hasta una vivienda en la barriada motrileña de Torrenueva.
Una vez que las víctimas llegaban a la localidad de Motril, los miembros de la red, mantuvieron a las víctimas en contra de su voluntad  hacinados en el piso hasta que los familiares, pagaran por cada uno de ellos, la cantidad de 50.000 dírhams marroquíes para que pudieran ser puestos en libertad.
Las investigaciones se precipitaron cuando los agentes tuvieron conocimiento de que en unos pocos días, el máximo responsable de la organización en España, iba abandonar el territorio nacional para viajar a su país de origen donde iba a permanecer varios meses. 
Por tal motivo, se estableció el correspondiente operativo policial en el que participaron más de una veintena de agentes de las unidades contra redes de inmigración y fronteras de Almería y Granada, en colaboración con agentes de la policía judicial de Motril. Además se han realizado dos registros que permitieron la detención de los tres miembros de la organización en España y la intervención de 8.749 euros y numerosa documentación de interés policial.
Tras analizar la documentación incautada, los agentes estiman que la red desmantelada estaría implicada en el tráfico de más de 70 personas.
Los tres arrestados, fueron puestos a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia quien ha decretado prisión para el cabecilla de la red.
 

Suscribirse

Traductor